Caminando junto a él

-¡El tiempo se acaba!- exclamó un viejo hombre que no dejaba de mirar a través de un espejo. -¡el tiempo se acaba!- volvió a gritar con gran pasión. Pero sólo se encontraban él y su reflejo.
El viejo se lavó las manos, y pronto se echó agua en el rostro, intentando limpiarse o despertarse. Levantó su mirada y al ver su reflejo una vez más, murmuró -el tiempo se acaba-

En la madrugada del día siguiente, el anciano había fallecido, y mientras sus hijos y nietos arreglaban sus asuntos, uno de los nietos encontró una carta guardada debajo de la almohada, la cual recitaba de la siguiente forma.

Pensamos que el tiempo no se acaba, jamás se termina, es infinito; pero cuando se trata de un inicio o un fin, hablo de mi tiempo. No lo sabemos. Pero ahora lo sé. He de devolver mi préstamo al tiempo, me ha otorgado ya bastante y en breve clamará lo que es suyo.
Sé que leerás este escrito, y aun eres muy joven para darte cuenta de lo que es el tiempo. Nos hemos acostumbrado a medir algo inmedible, a limitar algo ilimitable, a llamar algo innombrable. Para no hacer el cuento largo, le hemos dado atributos falsos al tiempo. En general el tiempo es nada, no hay diferencia entre conocerlo o no hacerlo. El sol saldrá cada mañana sin importar el tiempo, sin importar si lo sabemos o no. Aquel partido de fútbol se realizará se sepa o no la hora, ellos jugarán. Tú seguirías vivo pese a que no supieras el tiempo o tú tiempo. Y yo aun así moriré, aunque no conozca mi tiempo. Por otro lado, el tiempo lo es todo, pues nos permite medir sucesos de toda índole. Nos permite fijar citas, pero más importante aún, nos permite recordar.
En ti ve gran inteligencia, pero dudo que logres comprender lo que trato de escribir. En general nadie lo puede comprender. Sus leyes van más allá de nuestra comprensión human.
Caminamos junto al tiempo, gracias a este, conservamos recuerdos, pero a cambio, el tiempo nos lo quitará todo en algún momento de nuestro andar. El tiempo nos lo ha advertido, desde nuestro nacimiento nos dice que el lapso que caminaremos junto a él será único e irrepetible. También apunta que él podría darnos una vida para caminar junto a él por siempre, pero si esto ocurriese, entonces no habría razón para vivir, en aquel momento en que consiguiera caminar junto a él por toda la eternidad, habrías ya muerto. La muerte nos da el temor por realizar algo en la vida, nos proporciona la emoción al momento de realizar ese algo, nos obliga a respetar la vida, nos da la fuerza para seguir frente a nuestras adversidades. No existe vida sin muerte. Y como así lo escribo, así estoy pronto a terminar mi camino.
Veo en ustedes, como en otros seres, que ustedes llorarán por mi partida, se afligirán por algunos días, o tal vez meses; y después me olvidarán, como ocurre con todos los que han dejado del caminar junto al tiempo.
No lloren por mi partida, lloren por los éxitos que no han logrado y luchen por ellos. Yo ya hice los míos y me arrepiento de no haber logrado otros tantos, pero es también parte de la vida. Lo que me espera allá, fuera del camino del tiempo, lo desconozco. Ahora, me retiro a dormir, esperando a encontrarme con el tiempo y despedirme de este buen amigo. Mis recuerdos perderé, pues es la forma en que se le paga al tiempo por la vida que nos ha dado. Es un préstamo, él nos da la vida y nosotros le pagamos al término de nuestro viaje.
Te preguntarás ahora, ¿cómo nos da la vida? ¿Acaso somos seres sin vida antes de llegar a este mundo? ¿Decidimos pedirle al tiempo vida? Eso no lo puedo responder, pues solo aquel que está a punto de despedirse, lo sabe y si tú lo supieras, también estarías pronto a zarpar de este mundo.
Adiós he dicho, adiós me dirán, pero tú, mi querido nieto, cuídate y lucha por aquello que deseas, lucha por aquello que aún no has tenido, lucha por lo imposible y cuando te caigas, te darás cuenta que el camino aun es largo por recorrer, que la vida apenas ha comenzado, y el tiempo te ha obsequiado más tramo por recorrer junto a él.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s