El despertar de la muerte – Parte II

Sueños

Uno de los hijos se convirtió en faraón de Egipto debido a sus amplios conocimientos esotéricos y médicos. Fue un gran líder y profesó la existencia de los dioses o al menos de los conocidos, pero aquel cambio que mencioné, se refería a la momificación, aquel arte de conservar los cuerpos en buen estado para el futuro. Personas de otros territorios veían esto de forma extraña y no concordaban con sus ideas, pero tal como lo habían presenciado en la montaña y como otros más habían soñado, Osiris no podría mantener tantas almas en su reino, lo que podía hacer era seleccionar a las que más tiempo llevaban allí, para que por medio de Mesjenet, Maat y Anukis, las almas comenzaran una nueva vida terrestre con otro cuerpo, olvidando sus vidas pasadas. Tal solución resultó a primera vista, brillante, pero con el paso de los siglos, las almas en el Aaru, se habían cansado de soñar, pues todo lo veían como un sueño, no como una realidad, sentían la necesidad de despertar. Osiris y otros dioses intentaban convencerlos de lo contrario, pero se negaban otra creencia distinta a la suya. Y era cierto lo que decían, comentó Anubis en cierta ocasión que platicaba con sus camaradas. La idea de muerte surgió de poner a dormir a los seres para recuperar el planeta, y – ¿Qué no es lo que hacen los vivos? Duermen para recuperarse- Anubis replicó. Cierto es, que las almas habrían de regresar a sus cuerpos para despertar algún.
En ese momento, se corrió tal rumor por el planeta, y en fechas recientes, se ha hecho presente el miedo a ser enterrado vivo o, en el peor de los casos, despertar luego de años de haber sido diagnosticado muerto. Por supuesto que tal suceso no ocurría, ya que el cuerpo pronto se degradaría, en aquellos casos el alma no podría jamás despertar y tendría que iniciar una nueva vida.
Personas que han despertado luego de un largo sueño en el Aaru, cuentan con poco detalle, como almas nuevas se formaban, la gente que se encontraba cerca de ellos para escuchar, esperaban una explicación complicada o confusa, misteriosa quizás. Pero la realidad era distinta, las almas nacían del vientre de Isis, esposa de Osiris y eran originadas por media de las relaciones sexuales entre ambos dioses. En otras palabras, nuestras almas son hijas de los dioses, razón por la que son inmortales. Horus, en algún tiempo, para calmar la ira de las almas y sus deseos por despertar, exclamó, sentenciando en las reglas universales “Del vientre de tu madre, diosa madre del universo, de quien fuiste creado, saldrás y correrás por la tierra, y una vez dejes de correr, regresaras a ella, quien con amor, dio a luz a tu vida. Porque ella eres y en ella te convertirás”.

Advertisements

One thought on “El despertar de la muerte – Parte II

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s