El sueño

A lo lejos se oyen las notas del oscuro folclor que hipnotiza, transforma y llena de emoción al alma. Las partituras interpretadas por aquel, llevan a nuestros cuerpos a dormir, más no a descansar, sino a mantenernos despiertos en sueños; en alerta constante sobre el pasado y el futuro. Los extraños entes con estrafalarios instrumentos musicales, caminan a paso lento con ritmo cansino. El adagio de sus notas cansa los ojos de aquellos que escuchan, aletarga los movimientos y conforme se acercan al clímax de su sonata, el allegro irrumpe dentro de la mente de quienes han caído rendidos a sus notas. El ritmo provoca una arritmia en el corazón de los dormidos. El color musical cambia sus distintos matices multicolor a simples tonos monocromáticos, provocando inducirle pesadillas al sujeto, quien despierto en su mente, vive una realidad llena de dolor y sufrimiento. Incapaz de despertar, sus gritos de terror asfixian su mente y la música aumenta su tempo, las cuerdas musicales son tocadas con vehemencia hasta romperse. Los individuos, se retuercen en el suelo, mientras continúan dormidos; con una ligera respiración se mantienen con vida, luchando contra bestias y recuerdos. Los entes han dejado sus instrumentos, pero sus voces ahora resuenan por todo el lugar. Aquellos, quienes dormidos pero despiertos, a punto de ser asfixiados por un coro lúgubre de entes oscuros, son rescatados por las estrellas fugaces, aquellas que iluminan las tinieblas, que son capaces de regresar a la vida corazones tiesos, capaces de iluminar el más oscuro y confuso de los caminos y callar los cantos de los espíritus del mal. En ocasiones como esta, algunas estrellas deciden bajar a la Tierra a salvar a quienes se encuentran ya profundamente dormidos, sacrifican su luz para dársela a alguien más. Triste es el momento en que las estrellas intercambian luz y sombra con los muertos. Un canon ocurre entre muertos y vivos, entre este universo o los demás. La estrella ya envuelta en las sombras, susurra a quien a salvado y le cuenta su sacrificio. El sueño ha terminado, las últimas notas son escuchadas como un eco sordo que se difuminan en el pasado y el inconsciente, por fin es hora de despertar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s