El pacto de Aurora II

Parte II

Desperté en una habitación en la que nunca antes había estado, miré a mí alrededor y por un momento creí estar atrapado, pero no lo estaba. Salí, y me encontré en lo que antes había sido mi casa, no me cuestioné como había llegado allí, pero si por qué no había gente ni en la casa ni en las calles. Regresé a mi cuarto, terrible el susto que me llevé al entrar y ver a Aurora allí sentada, peinando su cabello mientras se miraba en aquel espejo lleno de rupturas, me quedé atónito e inmóvil, quería darme la vuelta sigilosamente, pero ella ya me había visto, se levantó y se dirigió hacia mí, yo quería preguntar algo, pero ella de inmediato coloco su dedo índice sobre mi boca, abrió el closet y la vi, sin vida. -¿sabes? Te acostumbras a mirarte viva en un espejo y muerta en otro, pues esta es la maldición en la que me he visto envuelta, la única forma de comunicarme con el exterior es a través de esto espejo, pero cuando se rompa, ¡volveré a ser libre!- no había caído en la cuenta, me encontraba en el sueño eterno de una niña de 16 años, -cien años dormida, no llevo ni la mitad, pero aquí en los sueños, donde el tiempo no existe y la vida y la muerte son una misma, hice un pacto con Hades, quien me ofreció este espejo, el cual tiene un gemelo en el mundo “real” puedo cobrar vidas a través de él, y por cada vida que quite, mi sentencia en este mundo disminuirá- sentencio Aurora, con una voz aguda y malévola. Intenté alejarme de ella, pero en un mundo en donde ha sido encerrada y por ende, uno que ella controla, es simplemente imposible huir.
Seguía con las ganas de hablar, pero ella siempre me callaba, entonces añadió -A través de este espejo soy capaz de observar su mundo, pero si supieras la impotencia que siento al ver a todo mundo convivir, mientras yo me encuentro encerrada. Veo como el amor destruye a la gente y como la felicidad es tan efímera como la vida misma. ¿De qué sirve el amor, si cuando más lo necesitas, te abandona? ¿De qué sirve la felicidad si en cualquier momento se puede esfumar? Pero les hago un favor a aquellas almas que tan desesperadas se encuentran, es fácil hacerles creer que su mundo se acabará y que la única salvación es la muerte, pero ahora que me conoces, es obvio que también debes perecer, tendrás una mirada intimidante y un semblante agradable, pero eso a mí me es indiferente- en ese instante fui ligeramente empujado al closet, pero el golpe que sentí fue como el de haber caído varios pisos, estaba totalmente adolorido y no podía ni moverme ni abrir mis ojos. Pensé por varios minutos, qué sería de mi vida, sentí como alguien me rodeaba con sus brazos, esas manos las reconocía, alguien lloraba sobre mí, su voz, lo dude por un momento, pero ¿cómo podía decir si estaba vivo o muerto, si era incapaz de moverme o abrir mis ojos? era obvio que me encontraba vivo, debía ser un poco más paciente, hasta que por fin, abrí mis ojos, y al verla la bese en aquellos labios que tanto anhelaba, fue todo tan repentino, que en el momento siguiente pedí disculpas. Ella rio y sentenció con seriedad -no lo vuelvas a hacer-
Me ayudó a levantarme, y camine por su casa, mientras buscaba a Sofía, pero me comentó que estaba en la escuela junto con sus hermanos. Tal respuesta me sorprendió ¿no estaban ya muertos? Pero no, nadie había fallecido, estaban todos con vida. Algo no cuadraba en mi mente, una parte se sentía satisfecha y feliz, pero la otra se preguntaba un sin fin de razonamientos que no tenían respuesta. Caminé de regreso a donde me encontraba tendido, sin embargo, no podía recordar de donde venía, todo cambiaba, los colores, el clima, las paredes, el techo; en un momento estaba en una calle, daba un paso y ya me encontraba en una casa, todo era fugaz, repentino. Conforme me acercaba al espejo, me daba cuenta que todo cambiaba, menos aquello, ¿podría ser lo único real en este mundo tan cambiante?
A veces veía personas caminar, pero se desvanecían junto con el ambiente, nada duraba, todo cambiaba. Los colores en ocasiones oscuros, en ocasiones chillantes. Quería correr al espejo, pero temía que los cambios fueran más abruptos. Camine con tranquilidad, procurando observar todos los detalles posibles para obtener una posible respuesta. No hallé nada de utilidad, pero al fin me encontraba frente al espejo. Detrás de él, se asomaron Sandra y Sofía, dude de ellas y me alejé, pero las sorpresas no terminaron allí, sino que al contrario, apenas comenzaban. En el espejo, como una ventana, vi mi cuerpo tendido, y Sofía intentando reanimarme, aquella escena me confundió en gran medida. Corrí hacia el espejo, pero no ocurrió nada, me estrellé en repetidas ocasiones, lo golpeé con mis puños, solté patadas, grité -¡Aurora!- infinidad de veces, hasta que mi cuerpo comenzó a sangrar y me detuve. Me recargué de espaldas al espejo y rompí en llanto, Sandra se sentó a mi lado, abrazándome, canto una, dos y tres canciones. Empezaba a tranquilizarme, la abrace con fuerza, sentí que la perdería. Pasó un rato, cuando cerré mis ojos y al abrirlos, el lugar había cambiado y ella ya no estaba allí, todo era bastante claro, no era la realidad, era un producto de mi subconsciente. Entonces me levante eufórico, y volví a azotar con fuerza el espejo, hasta que este se quebró un milímetro, aquello me dio esperanzas, la adrenalina fluía por todo mi cuerpo, el espejo seguía quebrándose. Llegó entonces Sandra, quien me pidió dejara de realizar tal atrocidad, ella caminó detrás del espejo y al salir del otro lado, apareció otra bella joven de hace algunos ayeres, intentó convencerme diciendo -¿para qué quieres salir de aquí, si aquí podríamos vivir tu y yo eternamente?- aquella idea fue incapaz de causarme duda, yo sabía lo que era real y lo que no lo era, y la realidad estaba del otro lado del espejo. Personas de mi pasado aparecían para convencerme de detenerme, pero tales apariciones, tan solo alimentaban mi entusiasmo por destruir el espejo. Seguí golpeando hasta que por fin se hizo añicos, lo atravesé gritando “Aurora”.

IR A PARTE 3

Advertisements

One thought on “El pacto de Aurora II

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s