Percepción

Durante la velada, durante el vaho emergente
Entre las caricias del ente
Pisadas inclementes a las puertas del inframundo
Durante la huida, corriendo la gente

Aquel momento, suspicaz, ojos grandes y redondos
abriéndose de entre las tinieblas
tus vestimentas oscuras
alargando tu mano hacia la luz

El viento que atenúa la vida
El sol que incendia el alma
La luna que congela la mente
El viento que se lleva tu sombra

Rumbo perdido, pero entendido
pues puertas que se abren ante tu ausencia
pides ayuda, garras del ente se acercan a tus súplicas
caricias que laceran tu suave y nívea piel

En tus ojos aprecio lo que antes fue lo que nunca fue
La huida de personas, entes ensangrentados por corazones rotos
Percepciones de un inframundo de amor y dolor

Entre las garras de aquellos,
sofocados y en agonía suplicaban,
caricias que laceran tu suave y nívea piel
pisadas insensibles a las puertas del inframundo

percepción de un destino predicho,
huida perdida,
sangre derramada en los pasillos oscuros como ya he dicho,
por el amor y el dolor

Es tu sombra la que te ha abandonado,
Es tu mente la que se ha quebrantado,
Es tu corazón el que se petrificado
Son tus pies aquellos que te dirigen a un camino errado

En mis manos colocas tus destino
En las sombras del dolor y la agonía
Sobre un torrente de fluidos rubíes
juras bajo mandato divino

Pies y manos, encadenados;
Cabeza y Corazón, separados;
Sol y Luna, desolados;
cuerpos acribillados

Percepción de un mundo en agonía
A las puertas del inframundo
mimos del ente que rasga las suaves pieles
ojos tornasol capaces de observar el pasado y futuro

Percepción de una muerte en sufrimiento.
A los pies del ente,
grandes tus ojos, extirpados por el ente
previniéndote del inminente desconsuelo

Par de cristales castaño cargados por el ente
Sol traído por el viento, luna llevada por el viento,
es en tu sombra en lo que te has convertido
ente diabólico en lo que te has transformado.

Percepción de una incalculable melancolía
miradas inquisitivas lanzadas por la nada
pisadas sin rumbo, sellando el destino
cicatrices de tu suave y nívea piel.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s