Hola y adiós

En una cafetería de la ciudad.

-Gracias por venir- Dije
-No te preocupes, me alegra verte- Respondió su viejo amigo -¿Para qué me querías?-
-Espero no molestarte, pero esta noche quiero que me ayudes con un problema que tengo- le respondí.
-Qué quieres decir- Preguntó con temor
-¿Recuerdas a Irene?- pregunté
-Si- respondió emocionado y confundido
-Tengo un problema hereditario, pero no me refiero genéticamente, un problema de ocultismo-, mi amigo estaba a punto de decir algo, pero continué -Antes de que me digas cualquier cosa escéptica-
-No, si te creo- interrumpió -Es solo que es difícil creerte-
-¿Por qué lo dices?- pregunté sonriendo
-Si cambias la posición de las letras de tu nombre formas el nombre de alguien que un mago susurró hace algunos siglos, claro, es una leyenda urbana-
-¿Un mago?-
-Sí, hubo alguna vez uno muy bueno, que curiosamente estudió en la facultad a la que asistes. Se dice que hizo un conjuro para liberar su karma-
-Es extraño, eso respondería el porqué de algunos de mis sueños-
-El problema ahora, es que no sé cómo esperas que te ayude, es decir, ya sabes lo que harás, sabes que no puedes detenerte-
-Creo que encontré una forma de detenerme, de hecho la solución la realizaras mientras duerma, mi parte “oculta” por así decirlo emergerá en la noche, mientras duermas, abre la puerta que dice el nombre que recitó el mago, no dudes en entrar, allí, cuando veas que mis ojos cambien de color, cuando me veas indefenso, tendrás que enterrarme una obsidiana, pues el conjuro no es inmune a esa piedra, pero debes ser discreto, pues en mi sueño no seré yo, sino el otro-
Mi amigo se levantó de su asiento, ambos nos dimos la mano y me dijo -Hecho, confía en mí-

Tres semanas después, me reencontré con mi viejo amigo, quien me dio un abrazo y me dijo -Irene está a salvo, le prometí que la protegería, no me preguntes como lo hice-
-¿Sabes quién me sacó de mi prisión?- pregunté
-Mejor pregúntate si estuviste en prisión- me replicó mi amigo
-¿Qué quieres decir?-
-Quiero decir que estuviste sedado en un hospital, una joven te salvo antes de que murieras desangrado, su nombre no te lo puedo mencionar, pero seguramente sabes de quien hablo, podría agregar que vestía de blanco, podría decirse que era una doctora-

Pensé por un instante, ningún nombre se me vino a la mente.
Mi amigo luego agregó antes de irse -Ella, le pidió a uno de sus amigos que le dijera a una de tus amigas que me dijera que te dijera que si aceptas la búsqueda, tendrás que responder un par de acertijos, uno de ellos lo tendrás que buscar en la ciudad, el otro es el que te acabo de decir-
Ambos nos despedimos, me sonrió y concluyó -Una ayuda más, el primer amigo vive junto a aquel quien es primo de quien fue nuestro conocido, en la casa del centro, que cuenta con la ventana cuadrada; es más, cuando nos volvamos a encontrar, espero verte con ella, si te sirve de algo, tiene un largo cabello castaño claro-
-Gracias, Fabio- respondí, confundido, pensando si sería correcto empezar esta búsqueda, o simplemente es un juego macabro en venganza por haber matado a su novia, o es que ella nunca había muerto. Pienso en ocasiones que todo lo ocurrido fue un sueño, pero no lo sé, no lo sabré, a menos que despierte o descubra que no puedo despertar. Muchas son las posibilidades, muchos son los caminos, pero la vida es sólo una.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s