La amiga oruga

Las llanuras desoladas de aquel páramo se vieron atacadas por una jauría de lobos que destrozaron todas las plantas y malezas en busca de su presa, no obstante, y al retirarse tras encontrar su rastro, fue posible vislumbrar aún una flor que se mantenía erguida y sin rasguño alguno.
Aquella planta, de largo tallo verde oscuro, hojas puntiagudas, pétalos turquesa y su centro color coral, hicieron reír a una oruga que se encontraba escondida entre el césped arrancado por los lobos.
La oruga se acercó a la flor y le preguntó “Buenas hermosa, ¿Cómo le hizo para sobrevivir?”, pero la flor no respondió, pues estaba muy afligida por lo que le pasó a sus hermanas. La oruga pensó por un momento y luego dijo -No te prometo regresar la vida de tus hermanas, pero podré darte muchas hijas, flores iguales que tu- , entonces la flor se limpió sus lágrimas y con felicidad preguntó -¿Enserio harías eso por mí?- La oruga asintió con la cabeza.
Pasadas algunas semanas, la oruga se ocultó en su crisálida y otras semanas más tarde emergió una bella mariposa, de colores verde y naranja. Este bicho tenía hambre y para cumplir la promesa que le hizo a la flor, extrajo su polen y lo regó alrededor de ella y en la pradera. Así fue como el campo volvió a tener brillantes flores de colores violeta y turquesa, entonces llegaron mariposas y abejas a deleitar sus ojos con tales linduras, pero también para polinizar otras áreas, así fue como la soledad de la pradera se convirtió en la amistad de la pradera.

FIN

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s