Amor Asesino III

PARTE III

Hacía más de la media noche, Roberto sacó de su escritorio una caja metálica con unas cartas, entre ellas se encontraba una que le había sido dada días antes de su cumpleaños, la leyó con nostalgia (pues tenía la letra de su novia), en la carta le agradecía el tiempo que llevaban juntos, sin embargo al levantar la carta, se desprendió una hoja doblada, curiosamente, similar a las que había visto en los asesinatos. Roberto se agachó a recogerla con miedo, la abrió y vio el símbolo omega minúscula [ω], tomó la hoja, suspiró profundamente y pensó “Soy el último en morir”, su obsesión por encontrar al asesino aumentó, volvió a ver su pared con las fotos y datos de los muertos con la esperanza de encontrar una pista que le dijera quién sería la penúltima víctima.
f545eb81914a59339cdcaf9a4b01d528Durante toda la madrugada no logró ubicar una relación obvia, sin embargo, recordó unas palabras de su pretendiente: Ucranya, y como un rayo de luz en la oscuridad, se le dibujó una sonrisa al darse cuenta que los números en la mano izquierda representaban lo siguiente: número non, la víctima tiene pareja; número par, la víctima estaba soltera; número primo, la víctima tiene una pareja ya fallecida. Recordó los números en la mano de Luis: “6, 9, 5, 0”, se estremeció al ver que el 5, la R y omega concordaban con él mismo, pero el 9 lo tranquilizó, ya que su suposición podría ser errónea.
A la mañana siguiente despertó con una enorme incógnita, ¿Cómo hacia el final de todo, la regla es quebrantada? una mujer y dos hombres, y más extraño aún, hay todavía otra letra: “U”, ese nuevo pensamiento lo atacó los dos días siguientes. Uno de esos días, una corazonada lo obligó a espiar a su mejor amigo: Santiago. Durante el atardecer lo siguió, Santiago llegó a un café donde se vería con una mujer, quien le parecía conocida, cuando ella se echó su cabello hacia atrás de su oreja, se dio cuenta que era Ucranya, Roberto estaba completamente confundido. Esperó hora y media a que salieran, ella abrazó a Santiago, acto seguido se dieron un largo beso, mientras esto ocurría, ella le colocaba una nota con el símbolo Psy minúscula [ψ] en el bolsillo trasero de Santiago; Roberto no alcanzó a distinguir que había en esa nota, pero supuso que sería la nota que sentenciara su vida. Luego de que ambos se separaran y tomaran caminos distintos, Roberto se dio media vuelta para regresar a su casa, pero no pudo moverse al ver un hombre alto que le daba la espalda y vestía una gabardina oscura, Roberto apenas pudo articular y con voz entrecortada susurró -Torri-, él sonrió ligeramente y contestó -Veo que ya sabes quién es tu asesino, pero ¿Acaso podrás detenerlo antes de que cumpla su misión?-
-Soy el último, ¿Qué harás después de que hayas terminado?- replicó Roberto
-No eres el último- Torri repuso y añadió -Falta otra-
-¿Por qué lo haces?- Roberto preguntó confundido y molesto
-Tu asesino tiene una forma muy peculiar de divertirse- Contestó
-¿Qué quieres decir?- volvió a preguntar
-Veo que tú y tu asesino se conocen, pero ¿Estás dispuesto a matarlo, después de tanto tiempo de conocerlo?-
-Estudiamos y trabajamos juntos- respondió Roberto con melancolía y continuó -Nunca te creí capaz de hacer tal atrocidad, o tal vez si lo creí, pero nunca imaginé que realmente fuera a suceder- rompió en llanto
-Entonces, ¿Lo harás?- Torri volvió a preguntar
-Discúlpame- Roberto sacó una navaja de su saco, pero la aventó al piso y se fue, desvaneciéndose en la oscuridad.

Tras la muerte de su mejor amigo, Roberto dejó su obsesión para volverse paranoico, se encerró en su cuarto, su única diversión era Ucranya, hasta que dos días antes de su muerte, ella le encaró -Santiago tenía mejor condición que tú y más imaginación a la hora de la acción-, Roberto la golpeó y segundos después la abrazó para disculparse, ella respondió con un abrazo hasta quedarse dormidos.
A la mañana siguiente Ucranya se levantó temprano, le preparó el desayuno a su novio, quien despertó con una sonrisa, ella rio; mientras él comía un plato con cereal, ella le dijo -Te Amo- para luego darle cuatro certeros disparos, no tuvo tiempo de mirarla por última vez, ella le retiró su playera y con sus uñas le marcó el símbolo Omega Mayúscula [Ω] en su espalda.

28 días después, ella se suicidó.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s