Sol, el Emperador I

Parte I

Ésta es una historia antigua que ocurrió antes de que el tiempo comenzara a medirse, pocos la conocen o la conocían, pero me llegó a mí de una forma tan extraña y misteriosa que me dejó perplejo al principio, luego pedí que me volvieran a contar la historia. Aquel día realicé mis labores diarias como de costumbre, y al final del día me encontré con aquella persona para que me contara la historia una vez más, apenas pude entenderla así que decidí plasmarla en papel para poder comprenderla y transmitirla.

He aquí el principio y el final, unidos. Dos hermanos, uno llamado Ra y el otro Tzvi, hijos del emperador Trova y la emperatriz Ceres. La familia gobernaba una de las tierras más importantes en su tiempo, la Tierra Central. Las leyes jamás se transgredían y por ende, siempre se disfrutaba de la paz y armonía. El pueblo amaba a sus emperadores como nunca lo habían hecho con sus gobernantes previos. Las negociaciones con las demás tierras eran impecables y siempre eran en pro del pueblo. No obstante y conforme los dos hermanos crecían, la tranquilidad se veía afectada a causa de Ra, el mayor, quien manipulaba a Tzvi a ayudarlo en sus travesuras por el palacio, los jardines y el pueblo. Ambos eran lo suficientemente astutos y la gente no sospechaba de ellos, es más, eran inclusive los mejor portados durante las fiestas imperiales, sus modales eran impecables y eran ejemplo para otros jóvenes y niños. Cuando Tzvi tenía 15 años ya cumplidos, ambos tenían a un sinfín de mujeres sobre ellos, pero nunca decidieron prestarles atención. Podrían ser flojos o podrían jugar demasiado, pero eran muy inteligentes. Concluyeron sus estudios en el colegio Deir de enseñanza superior y se graduaron como sacerdotes imperiales, preparados para ejercer su profesión en la elite de sacerdotes de aquella tierra. Las travesuras pronto serían olvidadas, o al menos eso era lo que Tzvi pretendía, pero Ra jamás se cansaba de jugar sucio con el pueblo, le gustaba manipular sus mentes, robarles, golpearlos, marearlos con juegos para luego obtener dinero y conforme el tiempo paso, se interesó en las personas de su sexo opuesto y como hijo del emperador, también pedía mujeres. Tzvi le pidió en secreto que dejará de cometer tales actos o si no lo acusaría con sus padres, su hermano al sentirse amenazado, planeó su venganza.

Ambos se habían posicionado en excelentes puestos de trabajo, eran muy reconocidos por la comunidad de su tierra como con las tierras aledañas; pero fue en el cumpleaños número 20 de Tzvi, cuando Ra puso en marcha su obra maestra u obra macabra para ponerle fin a la amenaza de su hermano. Durante una asamblea entre cuatro de las tierras: La tierra central, la tierra de las aguas, la tierra de los monos y la tierra de la vid, Ra y Tzvi representarían su tierra. Aquel día, Ra se despertó antes que su hermano para soltar su caballo y provocar que Tzvi no pudiera llegar a la asamblea; una vez allí, los distintos representantes presentaron sus propuestas de comercio y mejoramiento de las relaciones entre las distintas comunidades, y justo cuando fue el turno de Ra dijo muy molesto –Me apena decirlo, pero para que haya un avance en pro de nuestra comunidad, se deben decir las cosas como son y las cosas son así, Tzvi me dijo que sería probable que no se presentara a las primeras horas de esta asamblea, como ya lo hemos notado y por lo tanto me pidió que recitará los puntos ante ustedes- y así Ra mencionó los distintos puntos que él mismo había escrito, pero para sorpresa de los demás representantes, aquellas propuestas iban en contra de la unión de las distintas tierras, eran tan negativas y radicales las opiniones, que Ra dejó de leerlas, todos empezaron a pensar mal sobre el joven Tzvi, a lo que Ra agregó –Debo reconocer que mi hermano es un vándalo, he tratado de componerlo, pero se resiste. La paz en nuestras tierras se ha visto afectadas, es agresivo e incontrolable-

Poco tiempo después, llegó Tzvi y sin saludar ni dar explicación a su retraso, se acercó a Ra y lo golpeó, Ra se mostró inocente y pidió ayuda. Los representantes se lanzaron hacia el hermano menor y los separaron. Los allí reunidos comprobaron que lo dicho por Ra había sido cierto y gracias a ello se inició una investigación con la que Tzvi fue expulsado del pueblo, además de ser vetado de las otras tres tierras hermanas.

Tzvi regresó furioso al palacio a despedirse de su padre y madre, quienes estaban muy afligidos por lo ocurrido. Ceres no podía creer que uno de sus hijos fuera expulsado de su propio imperio, lo abrazó y lo besó; acto seguido, rompió en llanto.

Tzvi se acercó a su hermano y le preguntó sin rencor – ¿Por qué lo hiciste?- a lo que Ra respondió –No te hagas el inocente, bien sabes lo que nuestro padre te dijo hace unas semanas, dijo que te heredaría el reino si lograbas la negociación perfecta hoy en la asamblea, pero eso no me lo podía permitir, soy yo quien se lo merece, será cuestión de tiempo para destituir a Trova, incluso si aquello implica asesinarlo-, -Pero, yo creí que lo habías hecho porque pensaba acusarte- replicó con tristeza Tzvi. –Esas son cosas de niños, aquí lo importante es obtener el poder, cueste lo que cueste, así que vete mentalizando para una vida de dolor y miseria, porque aquí ya no serás bienvenido- sentenció con ira su hermano.

 

IR A PARTE 2

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s