La maldición del prestamo

Esta es una de esas leyendas que a nadie cuentan, pero que sólo los afortunados (o desafortunados) pueden vivir. La leyenda nace en la línea 2 del metro de la Ciudad de México, una de las líneas más transitadas junto a la 3 y después de la 1. Nunca nadie me había contado aquella extraña leyenda, es una historia que me sucedió dos veces, hace unos ayeres.

En uno de mis tantos recorridos a la escuela, no recuerdo que alguien leyera un periódico y se lo entregara a otra persona antes de bajarse en su destino, pero aquel extraño día en el que me sentía exhausto y deprimido por los exámenes finales, se acercó un señor con un periódico, estaba a punto de bajarse en Bellas Artes, miró a su derecha e izquierda, luego bajó su mirada hacia mí entregándome el periódico diciendo -Te lo regalo-, yo me encontraba pensativo, por lo que no entendí al principio, el señor insistió que me lo quedara, luego añadió -Otra persona me lo dio hace unas estaciones, pero como ya voy a bajarme, pensé que lo indicado sería entregártelo-, “Que extraño” pensé, luego recibí el periódico y di las gracias, “¡Pero vaya oportuna noticia!” exclamé en mi mente, me lo había entregado justo en una hoja donde un encabezado expresaba “Número de suicidios en estudiantes aumenta por depresión”, el metro ya avanzaba cuando intenté identificar al hombre que me lo había dado, lamentablemente no supe quien fue, deje de darle importancia por un momento y aproveché para despejar mi mente, leí la noticia por curiosidad, y luego busqué alguna noticia relacionado con la ciencia y tecnología o deportes, la primera opción no encontré, sin embargo de la segunda sí; se hablaba mucho de la final de la Copa de Campeones de Europa, entre el Barcelona y Manchester United.
El tiempo pasaba rápidamente y sin darme cuenta estaba a segundos de llegar a la estación de Popotla, me levanté con el periódico en mi mano izquierda, lo revise una última vez, lo dejé en una hoja que no era la primera y se lo entregue a una señora que se encontraba cerca de mí, pensé que yo ya no necesitaría aquel bonche de papeles, por lo que decidí entregarlo a alguien que quizás lo leyera, no tarde mucho en convencerla y me bajé.

El día parecía seguir su rumbo normal, sin embargo las cosas complicadas iban aclarándose, y las dificultades encontraban solución sin razón aparente; mis pensamientos vagaban en busca de alguna respuesta a estos extraños acontecimientos, ¿Casualidad o Destino?, y por alguna extraña razón, las cosas parecían no tener mucho sentido a la hora de solucionarse, ¿Podía ser la suerte? pero esta no existe, ¿O sí?
Hacia el final del día, una extraña felicidad me invadió, las tristezas por los sucesos de los últimos días se desvanecían, logré llegar a casa con gran entusiasmo y pude dormir bien tras dos semanas de insomnio.
Lamentablemente, las buenas vibras no fueron igual para la señora a quien le di el periódico, apareció en primera plana de aquellos periódicos amarillistas; honestamente no recuerdo el encabezado, sin embargo en la foto aparecía como un infarto en medio de la calle con un periódico cargando, las coincidencias de la ropa, peinado y periódico eran demasiadas, por lo que quería llegar al fondo de este caso, ¿Qué tenía de especial el periódico?, ¿Habían intentado matarme o al señor anterior a mi o era un simple juego de algún psicópata?, esas preguntas me obligaron a no querer saber más sobre el extraño caso, por lo que intente olvidarlo.

Tuvieron que pasar cinco meses para que la historia se repitiera, ahora iba más atento, mismo periódico. Una niña de primaria me entregó el periódico al ver que era el único que no llevaba audífonos o se encontraba interactuando con algún aparato electrónico, cuando me lo entregó sonreí, pues ese periódico lo recibió la pequeña, dos estaciones atrás, de otra persona, y ahora, en la estación Revolución me lo entregaban, creo que sabía lo que tenía que hacer, una vez más se encontraba en una hoja con una noticia paradójicamente relacionada conmigo, ahora leí la hoja completa buscando alguna explicación a este suceso. Y se, de buena fuente, que muchos otros no prestarían atención a estos acontecimientos que pueden ser casualidad o destino. Sin embargo, no encontré alguna respuesta. Y una vez más, antes de bajar del metro entregue el periódico a alguien que pareciera interesado.

El día fue igual o mejor de bueno que el de la otra vez, todo salió según lo planeado…

Año y medio más tarde por fin entendería aquel acontecimiento, la historia me fue contada por alguien con esa misma experiencia, quien expresó:

“Se encuentra algún incognito en el metro, él es quien compra el periódico cuando el primer metro sale de Taxqueña, ingresa al vagón y la magia surge, lee unas hojas antes de bajarse en su estación, pero antes de hacerlo entrega el periódico a alguien que se halle cercano a él, la hoja en la que lo deja es curiosamente la que muestra un encabezado relacionada con la futura persona que lo leerá. Todo pareciera tan ideal hasta el momento; sin embargo, conforme el periódico pasa por más y más personas, este absorbe sus energías negativas y les da energía positiva que les dura gran parte del día, entre más gente haya leído, la persona recibirá más “Buena suerte”, sin embargo aplica de manera similar en caso de que alguien se lleve el periódico fuera del metro, pero al contrario de recibir “Buena Suerte”, recibirá “Mala Suerte”, mucha gente no conoce la historia, y no debería conocerla, el periódico refleja lo que la gente es por dentro realmente, ahora conserva el secreto. Pero aún hay más, la única forma de que el periódico salga del vagón es bajarse en Cuatro Caminos, sin embargo de una u otra forma, se deberá entregar a aquel se dirija al sur, y es en Taxqueña donde uno puede bajarse, si se desea, con el periódico y conservarlo”

Una extraña leyenda, que pocos conocen y que, sin embargo, concede una muy buena experiencia durante el día.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s