La batalla secreta

Por: Mic Castle, Chen Zhen, Luen Jiménez y Mr. P.

Te encontré un mañana disimulando que no me conocías, mientras yo tenía la esperanza de que nos pusieran de nuevo juntos en una misión para desenmascarar a la mafia rusa llamada Kruzos. Te veías tan bien como siempre, alta, de cabello rojizo, con tus ojos verdes, que ya había visto el miedo que eran capaces de inspirar.
De pronto sonó el teléfono –Muy buenos días Coronel, a sus órdenes- respondí, a lo que él contestó –Agente, tengo una misión ultra secreta para ti-, al oír las palabras: misión y ultra secreta recordé aquellos inolvidables momentos en el campo de batalla, mis pulsaciones aumentaban al imaginarla, y el coronel continuó –Una cosa más, te asignare a alguien para la misión- pronto colgó. Sabía que ella llevaba un tiempo sin ser asignada a alguna misión por un accidente que tuvo en los Alpes, sin embargo ya estaba recuperada, por lo que era muy probable que ella fuera mi compañera.

Pero aun sentía tu frio despecho y pensaba que no querías tomar la misión, pero la regla principal de ser espía es disimular las emociones y no sólo eso, sino también poder separarlas del entorno de trabajo. Algo que se me hacía confuso, pero que no debía interferir en la misión. El coronel me deslizo un folder cerrado sobre la mesa con la palabra “secreto” y cuando lo abrí vi lo que imaginaba, tus datos indicando que serías mi compañera y mi primer destino en mi misión, Moscú.

Al día siguiente, al llegar a Moscú, te vi, tan bella como te había recordado de mis sueños, esperándome en la salida del aeropuerto. Te saludé formalmente, como compañeros, nada entre nosotros. Sacaste de tu maleta un folder que contenía los objetivos de la misión, lo leí y salimos del aeropuerto tan pronto como fuera.

Llegamos a un departamento donde nos alojaríamos el tiempo necesario que tomara finalizar la misión, nos repartimos en dos cuartos separados, aunque para propósitos de la misión seriamos esposa y esposo, Alice y Mike Sanders.

Por mi mente habían trazos sobre la mafia rusa y de su perfume, no podía decidir cuál era más importante, el calor y textura de tu piel parecían un fantasma al lado mío en la cama.
Las muertes, mutilaciones y sufrimientos causados por la mafia se volvían mi pesadilla. Sentimientos encontrados, felicidad y miedo, tristeza y desesperación.

Llegó la mañana y nos alistamos para ir a un mercado cercano, en donde teníamos información de un distribuidor de drogas muy cercano a los Kruzos; no obstante, sentimos que aquél que nos observaba era algún sospechoso, no dudamos en seguirlo, el sujeto parecía haberse dado cuenta de ello, provocando que abortáramos la misión. Regresamos al departamento para no levantar sospechas por haberlo seguido. Al llegar revisamos las fotos que habíamos tomado del mercado para tener bien medido el lugar y fuimos a dormir para intentarlo al día siguiente.

A la mañana siguiente recibimos referencias de la base de agentes que en el mercado se vendían sustancias toxicas alucinógenas que provocaban que la gente fuera fácilmente influenciada y convencida.

Íbamos camino al mercado cuando un carterista paso corriendo junto a nosotros y dejamos que nos quitara nuestras cosas para evitar que se percataran de nuestra naturaleza al intentar defendernos, pero ya era muy tarde cuando caímos en la cuenta que ahí estaban nuestras identificaciones del servicio secreto, estábamos en serios problemas, por lo que pregunté preocupado –Alice, ¿Qué vamos a hacer? No podemos dejar que se enteren de nuestras identidades-, Alice dio un rápido vistazo a su alrededor y respondió sin pensar –Solo podemos esperar a que nos capturen-
-Es una idea arriesgada, pero sí, pero…- fui interrumpido cuando ella respondió –Sin peros-, su tono enfurecido me hizo pensar en que quizás tenía un plan, tendríamos que ir al escondite central de la mafia para acabar con ellos de una vez.
No termine de pensar en las posibilidades una vez dentro del cuartel, cuando una camioneta negra llegó y fuimos golpeados en la cabeza, sólo recuerdo ver cómo nos desprendían de nuestras ropas antes de quedar inconscientes, me sentí impotente al no pude ayudar a Alice. Despertamos sin saber dónde estábamos.
Alice parecía con miedo al igual que yo, el plan no parecía ir como lo esperado. Pasaron horas que parecían interminables y de repente se abrieron las puertas del vehículo, nuestros cuerpos fueron llevados a una jaula, completamente amordazados, no sabíamos que hacer, ideaba mi plan para salir de allí, sin embargo no veía forma alguna para lograrlo; ella me miró por primera vez, desde que nos volvimos a encontrar, con aquellos ojos con los que me miraba cuando nos aventurábamos en la cama, traté de sonreír, la adrenalina daba un toque apasionado.
De pronto todas las luces a nuestro alrededor se encendieron, entró un sujeto grande, pomposo y con la frente calva; Alice y yo regresamos a la realidad, “La Masa Gris”, jefe de la mafia gritó – ¡mis agentes favoritos!-, mientras caminaba hacia la jaula, miraba con lujuria a Alice, lo que me enfureció, ella coloco su mano sobre mi hombro intentado tranquilizarme mientras me susurraba algo al oído. No tardaron mucho tiempo en llegar, el equipo SWAT arrivó en instantes, destruyendo puertas y muros, el GPS que traía Alice en su cuello fue infalible. “La Masa Gris” fue de inmediato detenido, no sin antes mirarnos con desprecio y esperando una venganza. Fuimos liberados, y se nos otorgaron ropas para regresar al cuartel, triunfantes.

Una vez en el cuartel, se nos otorgaron medallas de honor y se nos ascendió de grado; entre aplausos y felicitaciones, me miró, ella quería decirme algo. Salimos, las nubes grises cubrían el sol, me miró ahora indiferente, se despidió de mí dándome la mano, nunca más volvería a haber algo entre nosotros como pareció nunca haber, sus labios serán un simple recuerdo y su suave perfume resonará junto con su voz en mi cabeza, un frio adiós.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s