Perdido y ¿Encontrado?

Me levanto temprano para salir a correr al bosque que se encuentra a unos metros de mi casa, el aire que se respira es tan fresco que me inspira a seguir corriendo, la vegetación libera un suave aroma que permite a aquel que pasa junto a ella a imaginar, mientras los frondosos pinos dejan caer su fino rocío sobre la tierra, me doy cuenta que llevo dos horas corriendo, miro a mi alrededor pero no logro encontrar el sendero por donde la gente corre, ¿Acaso me habré perdido?, me lo niego, todos los días vengo a correr, ¿Por qué habría de perderme?, ya conozco el camino, sin embargo, por alguna razón me desvié en mi trayecto, quizás me deje llevar por el dulce aroma, e imaginé, me perdí entre mis creaciones mentales, me salí del sendero y ahora que regreso a la realidad me doy cuenta que estoy lejos de casa, sin señal en mi celular. Me siento en el pasto, recargándome en un árbol que se aprecia fuerte, el sol ya asoma sus rayos que se van filtrando entre las hojas de los tantos arboles que me rodean, pero la humedad y el frío aun se sienten, me acurruco y miro a mi alrededor, una ardilla corre y trepa un tronco muerto, se refugia. Ahora pienso, ¿Está bien lo que hago?, un pensamiento sin sentido, vuelvo a preguntarme ¿Mis decisiones son correctas?, no lo sé, ¿Quién podría saberlo? Sólo yo, sólo yo sé lo que he hecho y porque, aunque ahora que observo aquella flor que destaca de entre las demás, ahora que veo el suelo a desnivel, que veo como los rayos solares van iluminando poco a poco el bosque, que observo a la ardilla asomarse avivadamente para saber si salir o no, entonces me decido a levantarme y buscar el camino de regreso, pero conforme camino, me entran dudas, dudas que cuestionan mi existencia, mi ser, mi vida, cierro mis ojos e intento olvidarlas, pero no puedo, en cada parpadeo veo imágenes de las que me arrepiento, mientras el calor evapora el fino el rocío, miro mis manos preguntándome otra vez, ¿Qué hago con mi vida? Mis impulsos me han traído al punto en donde estoy, pero mi falta de ánimos me ha dejado aquí, sigo en pie y camino derecho hacia donde dicta esta corazón de roca, duro, provocado por desamores. La aflicción lo ha cubierto de una densa capa, mi mente vuelve a imaginar sucesos falsos, me acerco a una familia de tulipanes que se abren al acercarme a ellos, limpios y tan brillantes me hablan, sin embargo no entiendo aquello que dicen, me acerco más a ellos, me susurran al oído una serie de frases que apenas logro entender, una de ellas me toma de mis pies con sus pesadas hojas verdes, viva, pero inmóvil; logro discernir algo que me murmura “El hecho de estar inmóviles en la tierra no nos quita nuestra libertad, nuestra libertad se nos retira cuando nuestros espíritus han decidido esclavizarse en un cuerpo rígido, un corazón seco y una mente inflexible”, ¿Acaso he perdido mi libertad? me levanto de golpe y huyó de aquellos tulipanes que tan sabios me hacen vislumbrar algo que quizás ya sabia y me negué a aceptar.

Camino sin un rumbo aparente, tras huir de aquellas flores, salté sobre un par de troncos y tropecé con unas piedras golpeándome con fuerza mi cabeza, recordando ese extraño momento frente “A la bestia”, cuando mi hermano se opuso a ella, yo trate de ayudarlo, sin embargo el me grito “¡Vete ya, No podre contra él por tanto tiempo!” corrí y desperté aquí, frente a un enorme manzano, “¡Mi maldita paramnesia!” pensé antes de sostenerme del tronco vivo y magno, rodeado de una vasta vegetación silvestre; me acurruqué a la sombra del manzano reflexionando en todo aquello que he hecho y no he hecho, me arrepiento de lo que hice y no hice, y al mismo tiempo me alegro de lo que hice y no hice, seguía confundiéndome cada fugaz descarga de remembranzas que franqueaban mi mente, mis nervios despertaban, cerré mis ojos para tratar de recordar esa antigua sensación que tan feliz me hizo, cuando la vi y cuando me dio su mano para que camináramos por el sendero del amor, el tiempo no era una peso, el tiempo no existía, sólo ella y yo. Lamentablemente todo tiene un final, el sendero tenía una divergencia, ella y yo nos miramos a los ojos, era hora de decir adiós, la abracé para susurrarle -Si algún día volvemos a encontrarnos…- me interrumpió al colocarme su dedo índice en mis labios. Atravesé el sendero de la derecha, para llegar a este manzano con una jugosa manzana roja en mi mano derecha; desconcertado la mire, con temor a comérmela, la dejé junto al árbol y continué mi camino.

Las llamas del amor apagadas por la lluvia de la nostalgia y los intensos bríos que me impulsan a realizar, detenidos por una extraña fuerza invisible, son insignificantes frente a la falta de mi saber más sobre ti, mi poco conocimiento acerca de ti me irrita, me confunde, me destruye. Pero, ¿Quién eres tú que tanto daño es capaz de causarme sin si quiera conocernos? Con mucha certeza podría responder que eres mi alma apagada o mi corazón endurecido o mi mente sin memoria, debo seguir profundizando, intento también no perderme de donde vengo o en otras palabras, busco el camino de regreso a mi hogar en este exuberante bosque.
Las densas copas de los arboles hacen inútil mi forma de pedir ayuda, mis gritos se pierden a pocos metros, resignado a seguir indagando una trayectoria que me saqué de este paraíso, decido dar la vuelta, caminar de regreso de donde vine, pasando el manzano gigante, y alejándome de la roca que me hizo tropezar me detengo en un determinado punto, miro a mi izquierda, más arboles, miro a mi derecha, un rio; no recuerdo haber visto un rio durante mis caminatas diarias, decido caminar a mi izquierda, mientras camino con cautela un torrente de sangre invade mi mente, alertándome de la pesadilla que jamás olvidé, giro mis ojos y mi cabeza a todos los lados posibles, me coloco en posición defensiva, pero nada. Las nubes ocultan la luz solar, y suaves sombras se intercalan frente a mí, se acercan cautelosamente mientras yo me tiro de rodillas y cierro mis ojos evitando recordar ese horrible suceso, la oscuridad delata mi miedo, “¿Qué puedo hacer ahora que estoy lejos de toda la gente?” pienso sin saber que son solo recuerdos que se proyectan frente a mi tratando de decirme algo que no logro descifrar. Intento abrir mis ojos, mis lagrimas no me lo permiten, pienso una, dos, tres veces; por fin lo hago, me levanto con total seguridad y corro a través de las sombras llegando así por fin al camino de terracería por donde acostumbro dar mis caminatas diarias, me siento confundido, hasta que un extraño se acerca a mi preguntando -¿Está perdido? no se ve bien-, “¿Que podría yo responder?” mire al extraño sujeto vestido con ropa casual, me apoye en sus hombros para levantar mi cabeza y ver al cielo, me di cuenta que no había perdido el camino, si no que yo era el que estaba perdido, le di las gracias al extraño sujeto y salí corriendo del bosque.

Innumerables horas transcurrieron antes de verme en la necesidad de escribir algo que resumiera mi estancia en el paraíso, hermosas flores silvestres, exóticas plantas carnívoras, arboles gigantescos y fruta fresca en cualquier rincón, era yo en un extraño mundo en el que todos nos gustaría estar, para poder regocijarnos en bellos recuerdos del pasado, para luchar y vencer pesadillas ya vividas… pero no, lo vivido escrito está, en nuestra mente vive y la vida se nutre de nuevas experiencias, es decir, el alma vive del futuro, la mente vive de nuevos saberes que se adquirirán y el corazón vive de nuevos amores, el futuro puede ser incierto, pero me pregunto ahora ¿No es realmente que todo está en la mente, porque el corazón es un musculo y el alma una creencia? nuestra mentira vivida por milenios se desmorona al saber que todo es falso e intangible.

Pero prefiero, a pesar de todo, vivir libre en mis creencias, levantarme de este asiento para caminar hacia la luz que me iluminara para seguir viviendo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s